Pensemos por un momento en una empresa que se encuentra al borde de la quiebra, los planes de mercadeo no generan los resultados deseados, el personal está desmotivado y los gerentes han perdido el rumbo. En estos momentos es cuando todo depende de la actitud que tenga el personal que dirige y trabaja en la empresa para salir adelante, sobrevivir y crecer.

Algunos consejos prácticos son:

1. La actitud positiva es una decisión personal. Es nuestra elección. Debemos creer en nosotros mismos y alcanzar nuestro potencial.

2. Entendamos que en toda adversidad encontraremos algo positivo de lo cual hay que aprender. Lo que nos hiere no es la derrota, sino la actitud que adoptamos ante ella.

3. Dejemos todos los fracasos en el pasado, ya no se pueden cambiar. Hoy debemos centrarnos en superar las metas propuestas.

4. Fortalezcamos nuestra visión de la vida y trabajemos en una estrategia para convertirla en realidad. Determinemos los recursos que necesitamos para lograr las metas. Veamos oportunidades dondequiera que estemos.

5. Desarrollemos el hábito de pensar y hablar siempre en positivo, evitemos las críticas, prejuzgar a las personas y justificarnos por nuestros errores.

6. Mantengámonos siempre ocupados. Una mente ociosa se convierte rápidamente en una mente negativa.

7. Comprendamos que nadie puede herirnos sin nuestro consentimiento. Evitemos guardar resentimientos y cualquier deseo de controlar a los demás. Estemos dispuestos a ver lo mejor en ellos.

8. Confiemos en que podemos ser creativos para encontrar soluciones adecuadas ante los problemas a los que nos enfrentemos.

9. Demos la bienvenida a una crítica amistosa en vez de reaccionar negativamente. Podemos aprender mucho de ella.

10. Rodeémonos de personas con actitud positiva. Se contagia.