HISTORIA

historia

El Contador Público Félix Morillo Sastre, recién egresado de la escuela bancaria y comercial en la ciudad de México – con apenas 18 años de edad, inicia trabajando en el despacho contable del empresario Manuel Mendiolea en la ciudad de Comalcalco, Tabasco; obteniendo experiencia y desempeñando su profesión para la cual estudió.

Al poco tiempo que el Contador Félix Morillo Sastre inicio actividades en el reconocido despacho, con una cartera de 30 clientes, el contador Mendiolea se ve obligado a cambiar de residencia, depositando toda su confianza en el joven pero muy capaz Contador Félix Morillo para que esté se hiciera cargo de su negocio; durante la ausencia del jefe, el joven contador se dedico a trabajar y cuidar el despacho como si fuera propio, fue tanto el empeño depositado en su trabajo que al regreso del contador Mendiolea la cartera había crecido a 130 clientes, en agradecimiento al esfuerzo y sobre todo al profesionalismo demostrando por el contador Félix Morillo; el contador Mendiolea tomo la determinación de cederle 30 clientes, es así cuando se independiza y funda al DESPACHO MORILLO, que hoy en día cuenta con 55 años de experiencia proporcionando un servicio integro, honrado y con el más alto grado de profesionalismo, haciendo florecer el noble negocio que hoy en día es patrimonio de su familia.

Posteriormente el contador Félix Morillo hace una alianza con la Firma Rocha Monasterio; está alianza le sirvió para expandirse y darse conocer en el mercado laboral. Después de casi 45 años de servicio, Félix Morillo se retira, dejando las riendas de lo que con tanto esfuerzo construyó, a dos personas de su entera confianza y estimación su hija Roció y su emprendedor hijo Amado Morillo Chablé, legando a sus hijos y a todo su equipo de trabajo una actitud de servicio, su compromiso, anteponiendo a sus clientes, ofreciéndoles un servicio no solo Contable sino también de amistad y honradez.